domingo, 12 de febrero de 2017

Disfrutar y emborracharse

Las bebidas alcohólicas son aquellas que poseen alcohol etílico en su composición. Dicho alcohol es el único en su tipo que puede ser ingerido (a diferencia de otros que pueden ser tóxicos como el metílico, el cual puede causar la muerte).

Sin embargo, el alcohol produce una sensación llamada "embriaguez", la cual puede variar de acuerdo con la cantidad ingerida. La misma no se debe al alcohol en sí sino que al metabolizarse se convierte en acetaldehído que es el verdadero responsable. Es por tal motivo que estas bebidas deben usarse sólo ocasionalmente.

Hay dos motivos para consumir alcohol:

  • Por diversión: En una fiesta, se suele consumir alcohol para pasarla bien y alegrarse. 
  • Para embriagarse adrede: En este caso, la persona consume alcohol en gran cantidad a fin de lograr un estado de embriaguez. Casi siempre suele suceder por motivos como:
    • Estar "despechado" (dolido por ruptura de una relación)
    • Dependencia del alcohol, lo cual es un vicio ya que daña la salud.
    • No tener control de la bebida.
Es bueno acotar que es posible que al consumir alcohol en una fiesta a veces la persona se embriague, mas esto es algo accidental.

No menos importante es el hecho de nunca ofrecer alcohol a:
  • Menores de edad*
  • Mujeres embarazadas
  • Personas que tengan que conducir vehículos
  • Quienes tengan tratamiento medicamentoso con antibióticos o similares
  • Convalecientes quirúrgicos
*Sólo en ocasiones especiales (en Navidad) se les puede ofrecer un poco de Ponche Crema o vino. Nunca cerveza, ron, whisky, etc.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada